Saltar al contenido principal

Rehabilitando estructuras singulares

En bis apostamos firmemente por la innovación, aunque también nos apasiona todo lo atemporal, que trasciende al paso del tiempo.

Este es el caso del edificio que, desde hace pocos meses, alberga SWITCH, la nueva sede corporativa global de SIMON. Un edificio emblemático que ha recuperado la vieja fábrica de la compañía en Poblenou, proyectada en 1958.

Recientemente inaugurado, nuestra misión en bis ha sido recordar el proceso de rehabilitación de su estructura, de la que nos hemos ocupado durante varios años y en todas sus fases. 

En las primeras visitas al edificio nos encontramos con una estructura singular, que difícilmente podríamos proponer hoy en día. Una sucesión de esbeltos soportes en la fachada, creando un ritmo que se reproducía en el interior mediante las finas viguetas. Una estructura de elementos en forma de tableros realizada totalmente en hormigón armado.

foto de obra rehabilitación sede simon switch 1

Semanas después, comenzamos las primeras demoliciones. Se eliminaron las viejas carpinterías y los cerramientos de fachada y se comenzó la limpieza de las sucesivas capas de pintura, dejando la estructura completamente al desnudo.

El proyecto apenas estaba comenzando y nuestro deseo era que los arquitectos y la propiedad fuesen conscientes de la calidad arquitectónica que aportaba la estructura del edificio. La imagen de los espacios interiores, la entrada de la luz en las amplias crujías, el ritmo de la fachada que se expresaba en el interior a través del ritmo de las vigas de canto.

foto de obra rehabilitación sede simon switch 2

foto de obra rehabilitación sede simon switch 3

El proyecto de arquitectura fue muy sensible con esta imagen. Conservar y enfatizar la expresividad de la estructura original fue el gran acierto de este proyecto. También la decisión de extender el rigor de la estructura original a las plantas superiores, construidas años después en una remonta de estándares más bajos.

La estrecha colaboración con la empresa constructora y la sincera implicación de todos los técnicos y operarios con el objetivo de crear un edificio único, ha permitido alcanzar la calidad que la propiedad deseaba para su edificio.

Mantuvimos largas conversaciones en la obra para resolver cómo conseguir un determinado acabado en el hormigón, cómo conseguir realizar hormigones con acabados perfectos en elementos delgados y muy armados, puestas de obras complicadas, escaleras imposibles, el intenso trabajo de diseñar los detalles constructivos para llegar a soluciones óptimas.

En nuestro afán de potenciar la rehabilitación de las edificaciones, por las múltiples ventajas que representa en cuanto a utilización de materiales y sobre todo en cuanto a sostenibilidad, hemos empezado a realizar estudios a nivel de emisiones de CO₂, comparado las emisiones de la rehabilitación con las que se habrían generado con la construcción de un edificio de obra nueva con las mismas prestaciones.

Si además, el edificio es un icono del barrio y de la ciudad, el impacto positivo que se genera es aún mayor.

El resultado: una significativa intervención sobre la estructura, que ha permitido transformar, con éxito, la antigua fábrica de SIMON, respetando la  fachada original de 1958, en un edificio insignia, sede corporativa de la compañía.

Fachada_Switch @Rafael Vargas

@Rafel_Vargas_02_SIMON

@Rafael_Vargas_01_SIMON

@Rafael_Vargas_SIMON

Un edificio que refleja la proyección de la empresa hacia una propuesta focalizada en los conceptos de bienestar y sostenibilidad. Esto es SWITCH, acróstico de Simon, Worlwide, Innovation, Talent, Comunity, Hub, conceptos en los que se basa la identidad de la nueva sede.

 

Artículo creado por:

Miguel Mira
Associate Structural Engineer en bis y Responsable del proyecto.

 

Arquitectos      b720 Fermin Vazquez Arquitectos
Constructora   Calaf / Agefred
DEO                  Dalmau Morros
Project              Martí Avilés
Interiorismo    Antoni ArolaKatty Schiebeck – Michaela Mezzavilla
Instalaciones   JG Ingenieros S.A.
Fotografía        Rafael Vargas